Bradley Cooper puso a su perrito de la vida real para actuar con Lady Gaga. Es la verdadera estrella