Británico anti-mascarillas enfrenta 6 meses de cárcel en Singapur. Lo detuvieron por no usar una