Britney Spears está viviendo un infierno personal: no puede ni publicar en sus redes sociales sin supervisión