Britney Spears ingresó a un hospital psiquiátrico. Estamos preocupados porque no tenga una recaída