Burrito pasó 8 años amarrado y recibiendo el mínimo de alimento. Una vez libre, rebuznó de felicidad