Marianne Stas vive en Overijse, Bélgica, y debía llevar a su caballo Ease hasta la clínica equina Equitom en Lummen, a 100 kilómetros de su ciudad, para una operación. El animal estaba enfermo así que optaron por llevarlo en un remolque. Pero el plan no resultó como esperaban

Seguir leyendo artículo en UpSocl.

También te puede interesar:  Detrás de cada selfie turística, un animal sufre. Los apalean a diario para que obedezcan órdenes