Caballos salvajes y burros pueden encontrar agua en el desierto. Un instinto innato de supervivencia