Cabras son trasladadas a nuevo hogar con antifaces y en helicóptero. Su adicción es un peligro