Cada vez que llamas por su nombre a tu gato, él entiende a la perfección y un estudio lo comprobó