Café vegano que le cobraba más a los hombres y atendía primero a las mujeres, terminó por quebrar