Callejero salvado en Honduras pasó de estar abatido y sin pelaje a ser feliz en Estados Unidos