Cancelan tradicional cacería masiva en el Reino Unido. El COVID-19 le dio un respiro a los zorritos