Caos y descontrol en Miami Beach por vacaciones de primavera. Como si el coronavirus hubiera acabado