Casi 6 mil toneladas de cubrebocas han terminado en los océanos solo en 2020. Una realidad alarmante