Castores dejaron a 900 personas sin acceso a Internet. Robaron fibra óptica para sus represas