Cerca de 3 millones de mascarillas van a la basura por minuto. La contaminación debe ser considerada