Chico consiguió un curso en la NASA vendiendo empanadas en la calle. La caridad premió su esfuerzo