Chocó y despertó sintiendo que alguien le respiraba en su pecho. Un pastor alemán intentaba ayudarla