Chris Pratt recibió burlas por su personaje bisexual y poliamoroso. Le enrostraron su religión