Cierva llegó a una casa en Francia y se hizo amiga del pastor alemán de la familia. Él la protegía