Cine les permitió ver “Mis huellas a casa” junto a sus dueños. Se portaron mejor que varios niños