Ciudad en Suecia arroja estiércol para ahuyentar visitantes. No habrán fiestas en crisis sanitaria