Ciudadanos llevan alimentos y semillas para animales de zoológico en México. No han sido olvidados