Comenzó a ganar peso y no lo podía remediar. Fue al médico y tenía quiste de ovario: pesó 22 kilos