Como castigo, hizo caminar a su hija 8 kilómetros en medio del frío. No aceptó bullying a otro niño