Como la chica de Gambito de Dama, pero real: una gran maestra de 22 años. Pone en jaque al machismo