Compró dos tortugas en un mercado de comida para liberarlas. Verlas tocar el agua fue su recompensa