Con 51 años dejó de pintar sus grises canas y está más feliz que nunca. Aceptación y amor propio