Con besos, feligreses despidieron al arzobispo de Montenegro que falleció por COVID-19. No aprenden