Con piel y senos falsos, delincuentes disfrazados estafaban en China. Seducían a hombres por chat