Conductor ebrio bebió tanto que el alcoholímetro no pudo medir su aliento. Venció hasta al aparato