Construyen “robots vivos” que limpian residuos tóxicos y recogen microplásticos de los océanos