Construyó una “isla rosada” para recuperar a su ex, pero lo rechazaron. Había gastado todo su dinero