Coral González («Claro que sí, guapi»), y su nueva (y arriesgadísima) profesión