Corta sus rastas por primera vez en 2 años. Sin gorro, el grito de su mamá casi rompe sus tímpanos