Crean “palillos-pajillas” de acero para comer noodles y beber el caldo fácilmente. Cero desperdicios