Crean tratamiento que permite convertir los cadáveres en fertilizante. Disminuye la huella ambiental