Crean un semáforo de “caricias y contacto físico” para advertir a los niños. Los cuidan educándolos