Creativo sacerdote modeló su propio Cristo de nieve en Madrid. Demostró que tiene pasta de artista