Creyó que dándole hojas se haría amigo de este elefante de Tailandia. Lo toca y recibe un trompazo