Cuando creció demasiado, el dueño dejó a este perro-lobo en un santuario para que lo sacrificaran, pero por suerte un santuario lo salvó