Decidió bañarse en papilla por 24 horas para rescatar su restaurante mexicano favorito de la quiebra