Decidió dejar de preocuparse por las manchas en su cara y transformar su rostro en una obra de arte