Dejan pollos en una caja para que perritos callejeros coman. Toman un bocado y se marchan felices