Desaparecen y las encuentran a 3 km de su casa. Barras de granola advirtieron que seguían vivas