Desarrollan una tecnología que permite a los parapléjicos pedalear. Podrán usar sus propias piernas