Descifrado el misterio: Los policías tocan la parte trasera de los autos para dejar sus huellas