En un lado de la mesa teníamos a Albert, un joven de 20 años que tenía una imagen muy clara de si mismo: «soy una persona muy divertida, pero también muy pragmática», aclaraba. «El futuro es algo que se escribe con el presente, por lo que solo me preocupo por el presente», afirmaba.

En lo…

Ahora puedes leer el artículo de Cabronazi sobre Desde el primer momento se veía que no tenían futuro y nos dejaron estas perlitas.

También te puede interesar:  Retratos que muestran cómo luce la belleza de la mujer alrededor del mundo

Seguir leyendo artículo en Cabronazi.