Deshidratados y hambrientos, cuatro galgos fueron rescatados. Permanecían amarrados y sin un techo