Desmentimos los mitos más instaurados sobre los piercings y los pendientes